EL QUE NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL QUE NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR

Mensaje por PazenlaTormenta el Jue Sep 11, 2008 1:59 pm

[center][center]Autor: P. Sergio G. Román | Fuente: Desde la fe
El Servir
El que no vive para servir, no sirve para vivir


El Servir
!Yo!

Se llama Marisa. Cuando era adolescente asistió a una junta en la que se convocó a los jóvenes de la colonia para formar un grupo juvenil. Muy entusiasmados, proporcionaron sus ideas para la realización del amado proyecto y llegó el momento de deslindar responsabilidades.

Todos querían participar y lo hacían con generosidad y alegría, pero nos llamó la atención la actitud de Marisa, quien cada vez que solicitábamos un voluntario para el trabajo, siempre decía: "¡Yo!". Y lo hacía con entusiasmo, con ganas de servir. Marisa barría el salón, llamaba por teléfono desde su casa para recordar las reuniones, hacía carteles, sacaba copias, ¡se desbarataba sirviendo a los demás!

Le pregunté por qué era tan servicial y me contestó con orgullo: "soy guía scout";.

Desde entonces me cayeron bien los scouts con su lema de "siempre listos" y su nudo en la pañoleta para recordarles su buena acción de cada día. Se puede contar con ellos.

El que no vive para servir, no sirve para vivir

A pesar de que tengo muchos años de sacerdote, me sigue impresionando y llegando al corazón la ceremonia del lavatorio de los pies que la Iglesia celebra el Jueves Santo. ¡Jesús, el Maestro, el Señor, sirviendo en una tarea tan humilde! Realmente Él quería mucho a sus apóstoles y allí está la clave de su servicio: servir a los que uno ama es
satisfactorio. El Jueves Santo me ayuda a descubrir la grandeza del amor paternal que convierte a los papás nada menos que en sirvientes de sus hijos.

Todo el chiste está en amar. Cuando la fe nos lleva a descubrir que el amor que sentimos a quienes están ligados a nosotros por la sangre, se debe extender a todos los hijos de Dios, entonces comprendemos y tratamos de imitar el testimonio de aquellos que gastan su vida al servicio de los que sufren. Pero no sólo la fe mueve al servicio, pues incluso los no creyentes, cuando descubren la dignidad del hombre y de toda la creación, aprenden a amar y a servir.

Servir es también una terapia que cura la soledad, la depresión, la dependencia de las drogas, la mal vivencia en general. Si desean rehabilitar a un hombre, ayúdenlo a descubrir la satisfacción de servir a los demás y rehará su vida.

El hombre que no sabe amar tampoco sabe servir. Es aquel que cuando se le pide un servicio, contesta: "¿Y yo qué gano?". El egoísmo es, pues, un impedimento para el servicio desinteresado.

El hogar, escuela de servicio

En todas las familias sucede que un miembro se niega a ser útil y recibe el servicio de los demás con un cinismo que lastima al resto. Normalmente son personas enfermas que necesitan un tratamiento especializado para que reencuentren su papel en el hogar. Mientras tanto, la paciencia y la tolerancia son el servicio que se les debe brindar, pero nunca la complicidad.

La armonía familiar supone que cada uno de sus miembros acepta y realiza, por amor, el servicio que le corresponde; cuando un miembro falla, daña a todos. Cuando ambos padres tienen que trabajar fuera del hogar se hace más necesario que los hijos aprendan a servirse y a
servir a sus hermanos. De este modo, el hogar se convierte en una verdadera escuela de hombres y mujeres útiles, llenos de un gran espíritu de servicio.

Para tener en cuenta:

1 . Aunque es cierto que los padres sirven a sus hijos por obligación, háganles ver que lo hacen más por amor.

2 . Eviten pagar a sus hijos por un servicio al hogar porque destruyen la gratuidad del amor.

3 . No carguen sobre alguno de sus hijos los servicios que deben repartir equitativamente entre todos.

4 . No discriminen a sus hijas haciéndolas esclavas de sus hermanos varones.

5 . Enseñen a los hijos mayores a preocuparse por los más chicos y a ayudarlos económicamente cuando ya trabajen.

6 . Como familia escojan algún servicio a la sociedad o a la Iglesia y cúmplanlo responsablemente.

7 . Dar el lugar en el transporte público, ayudar a un anciano o a un ciego, ser educados y corteses con las mujeres, son normas de buena educación y, a final de cuentas, de caridad cristiana.

8. Si nuestro trabajo consiste en dar algún servicio, transformemos la obligación en amor al prójimo y hagamos más de lo que estamos obligados a hacer.

9 . Hoy en día la sociedad va tomando conciencia de ayudar voluntariamente y se forman grupos de voluntariado. Pertenecer a uno de ellos es una oportunidad de servir.

10 . Hay personas que nos sirven porque necesitan ganarse la vida. Agradezcamos su servicio y tratemos a esos servidores reconociendo su dignidad. La propina es un signo de agradecimiento.


PazenlaTormenta
Admin

Mensajes: 71
Fecha de inscripción: 27/06/2008
Edad: 45

Ver perfil de usuario http://comunidadcatolicatiberiades.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.