Meditación de la Palabra de Hoy * Julio 1, 2008

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Meditación de la Palabra de Hoy * Julio 1, 2008

Mensaje por Gladys el Mar Jul 01, 2008 10:50 am

study

martes, julio 1, 2008

Meditacion

Mateo 8,23-27

En los días de Jesús, los pescadores y marineros conocían muy bien los peligros del mar, ya que carecían de los instrumentos de navegación y meteorología que tenemos hoy. Los mares y grandes lagos, dada la potencia del agua y la imprevisibilidad del clima, vinieron a simbolizar las fuerzas del caos y del mal. Frente a semejantes poderes, la fuerza humana parecía sumamente débil, y por eso los discípulos se llenaron de miedo cuando la barca comenzó a ser azotada por el viento y las olas.

Pese a la conmoción, Jesús dormía, con la serenidad que le daba su absoluta fe en el Padre. Confiaba que ni Él ni sus discípulos perecerían antes de cumplirse el plan de Dios. Por el contrario, el pánico que llevó a sus discípulos a despertarlo denotaba su falta de confianza en la protección divina, y su ignorancia respecto a los designios del Todopoderoso. Jesús les hizo ver su debilidad, pero también demostró el amor de Dios calmando de inmediato la tempestad.

Una fe tan inquebrantable quizás nos parezca misteriosa e inalcanzable porque pensamos que no somos dignos o simplemente creemos que somos incapaces de tenerla, pero Cristo desea ayudarnos a lograrla. En esto de la fe, como en todas sus demás virtudes, Jesús está dispuesto a darse a nosotros, para que nuestra vida sea tan fructífera como la suya. San Juan Eudes escribió:

“Los misterios de Jesús no están aún completos ni consumados; o mejor dicho, están completos en Jesús, pero no en nosotros, que somos sus miembros, o sea la Iglesia, su Cuerpo Místico. Porque el Hijo de Dios está decidido a comunicar, continuar y prolongar, de alguna manera, sus propios misterios en nosotros y en la Iglesia entera, tanto en cuanto a las gracias que ha decidido conceder, como a los efectos que desea producir en nosotros mediante tales misterios. De esta forma Él hará que sus misterios se cumplan en nosotros.” (Tratado sobre el Reino de Jesús, Tercera Parte).

La barca en que navegaban Cristo y sus discípulos es símbolo de la Iglesia, que es azotada por el pecado y la hostilidad del mundo. Pero sabemos que la nave no zozobrará, porque conocemos el poder de nuestro Capitán, y confiamos plenamente en Él.

“Señor, cuando sobrevengan las tempestades, ayúdanos a acudir prontamente a Ti para que nos tranquilices en el alma y nos fortalezcas en el espíritu. Auméntanos la fe y ayúdanos a seguir fielmente el derrotero señalado por nuestro Padre celestial.”

Amós 3,1-8; 4,11-12 Salmo 5,4-8
avatar
Gladys
Admin

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 28/06/2008
Edad : 71
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario http://www.loquellevamosdentro.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.