Meditación de la Palabra de Hoy * Julio 2, 2008

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Meditación de la Palabra de Hoy * Julio 2, 2008

Mensaje por Gladys el Miér Jul 02, 2008 8:10 am

miércoles, julio 2, 2008
study

Meditacion
Mateo 8,28-34

No es de buen gusto en esta época hablar de demonios. Muchos cristianos, especialmente en el mundo moderno, se sienten incómodos cuando se habla de conceptos tan “primitivos” como la existencia de demonios y malos espíritus. En la actualidad se tiene la tendencia a descartar lo sobrenatural y minimizar los hechos extraordinarios, aún los milagros y reducirlo todo a un nivel en que se puedan explicar en términos naturales y controlar mediante la ciencia o la capacidad humana.

El problema es que, con mucha frecuencia y sin darnos cuenta, imponemos sobre la Escritura nuestra propia percepción de la realidad, en lugar de dejar que el entendimiento divinamente inspirado de las Escrituras sea el patrón según el cual percibimos el mundo. Si la percepción bíblica de la verdad está en conflicto con nuestro punto de vista, debemos pedir al Espíritu Santo que nos enseñe la verdad del Evangelio, en vez de rechazarlo por no entenderlo. San Mateo dejó claramente establecido que el demonio es una realidad y que Jesús tiene poder sobre todas las fuerzas del mal. Lo que necesitamos es tratar de comprender esta verdad.

Los demonios reconocieron la autoridad de Jesús llamándole “Hijo de Dios” (Mateo 8,29), pero no lo adoraron. Así también lo afirma Santiago: Tú crees que hay un sólo Dios, y en esto haces bien; pero los demonios también lo creen y tiemblan de miedo” (Santiago 2,19). ¿Eran los pobladores de Gadara diferentes? ¿Se regocijaron por la liberación de estos hombres? No, en realidad se molestaron y le rogaron a Jesús que abandonara su territorio (Mateo 8,34). No pudieron soportar el poder y la autoridad de Jesús sobre los demonios.

¿Somos nosotros diferentes? Es triste decirlo, pero frecuentemente reaccionamos de la misma manera. Preferimos que Jesús nos deje solos con los demonios que nos llevan a la esclavitud del pecado y nos impiden gozar la vida plena que Él quiere darnos. Abramos nuestro corazón a Jesús; permitámosle que haga en nosotros lo que hemos leído en las Escrituras. Tan ciertamente como expulsó a los demonios de los gadarenos, puede expulsar a esos espíritus fuera de nuestra vida y librarnos de la esclavitud. Roguemos a Cristo que permanezca con nosotros y nunca nos separemos de Él.

“Señor Jesús, todo poder se te ha dado en el cielo y en la tierra, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla y toda lengua confiese que Tú eres el Señor. Me inclino ante Ti en adoración y alabanza con toda reverencia.”

Amós 5,14-15.21-24 Salmo 50,7-13.16-17
avatar
Gladys
Admin

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 28/06/2008
Edad : 71
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario http://www.loquellevamosdentro.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.